Durante las últimas décadas hemos sido testigos de cómo la tecnología ha dejado de ser un gusto y se ha convertido en una necesidad que cada vez es más accesible para todos. Es así como un celular o un computador portátil se volvieron elementos indispensables que nos acompañan en el día a día y, por lo tanto, además de cumplir su función, también ayudan a marcar la personalidad o a definir un estilo.

Sin embargo, a partir de ese boom, no solo los dispositivos tecnológicos han ganado popularidad. Los complementos que unen moda con tecnología (como los lentes de Google o relojes como el Apple Watch), cada vez están en furor diferentes tipos de accesorios que aparte de ser funcionales incorporan diseño y tendencias.